Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final


Deja un comentario

La Magia del Laberinto del Octágono

Cuando las sombras llegaron el Laberinto del Octágono ya estaba hecho, con la Flor de la Vida en el centro, según propone el patrón de la vida o geometría sagrada. Se dice del octágono energético que atrae la vibración de Sirio, luz blanca de muy alta vibración que viene desde Methatron. Sirio es el Sol de Alcyone, que a su vez es el Sol de Las Pléyades, y está formado por tres estrellas que representan el equilibrio. Esta energía pasa a través de Alcyone hacia el Sol y del Sol a la Tierra, ya que es de tan alta vibración que no podríamos recibirla directamente, así que nos llega “filtrada” en orden y armonía y actúa de una forma más suave en nosotros.
Laberinto nocturno
Nuestro Sol gira alrededor de Alcyone cada 26,000 años, este giro terminó en el año 2012 y cada vez que se cumple este ciclo vienen cambios muy importantes para la tierra. De esto hablaron los Mayas, lo mismo que los hopi del cometa Ison, cuando predicen el cambio a una luz en la Tierra a partir del 2013, cuando la Tierra se eleva a la quinta dimensión.
Laberinto nocturno 1
En el laberinto, y después de que Dagmar lo energizara, una a una fuimos recorriendo los caminos a ritmo de tambor, dejando atrás las viejas y pesadas energías que nos ataban al pasado hasta llegar al centro donde nos reunimos todas alrededor de la Flor de la Vida. Nuestras células son perfectas según el patrón de la geometría sagrada y al recibir el flujo de esta energía a través del octágono energético, se reajustaron y renovaron.
Laberinto nocturno 1
Laberinto nocturno 2
Una vez fortalecidas y reajustadas fuimos recorriendo el camino a la inversa, pendientes de nuestros propósitos, con un horizonte despejado, y la confianza puesta en el futuro.