Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final


Deja un comentario

El efecto Venus

El tránsito de Venus por nuestra estrella Sol sucedió la semana pasada, el 5-6 de junio, y la estela de energía que ha dejado en nuestro sistema lo he bautizado como ‘efecto Venus’. Y me preguntarán ¿efecto Venus? Pues sí. Han pasado diez días en los que no he escrito ni una sola palabra, me he ido de viaje, he cambiado de escenario del campo a la ciudad, e incluso en el ajetreo de Madrid se percibe un aura más conciliadora, más suavizada entre la rapidez estremecedora de una gran ciudad llena de autómatas.
Los tránsitos de Venus son acontecimientos cósmicos muy poco frecuentes. Tienen lugar cuatro tránsitos en períodos de 243 años, con un intervalo entre uno y el siguiente de 105,5 años; 8; 121,5 y 8, es decir, el último fue en 2004 y el próximo no tendrá lugar hasta diciembre de 2117.
Estos viajes de Venus han jugado un papel importante en la historia de la astronomía. Los científicos y los exploradores, por ejemplo, planificaron grandes expediciones para observar los dos tránsitos ocurridos en el S.XVIII (en 1761 y 1769). Con esta misión se pretendía calcular la distancia desde la Tierra al sol.

Según ha informado la NASA, se han utilizado sondas desplegadas en el espacio para obtener medidas y conseguir la mejor visión del fenómeno. Los expertos señalan que, además de ser un hecho de gran belleza para los astrónomos, también es muy importante para el estudio de Venus.

Me doy cuenta de que este acontecimiento cósmico no es un fenómeno planetario cualquiera, y menos en este mítico 2012. Nos trae cambios y esperanza de vida nueva, apertura de corazón y de conciencia, abre canales de conocimiento hacía nosotros mismos como esencia del Ser único que somos, y hacía nuestra Madre Tierra que nos apoya y nos ama, para que juntos demos el gran salto cuántico.

En esta isla maravillosa en la que vivo, en Fuerteventura, nos preparamos a fondo para sentir y palpitar con estas nuevas energías cristalinas que están llegando del centro de la galaxia, y con las que Venus se ha unido en su viaje por el Sol para impulsarlas hacia la Tierra.
Las Hermanas Tortuga nos reunimos el día primero de mes para limpiarnos con un temascal y, bien limpitas, llegar a la fiesta del eclipse parcial de luna que sucedió el día 4 de junio. ¡Hoy quiero bailar, bailar entre las llamas…cantamos! El domingo algunos compañer@s fuimos a una meditación en Las Dunas con Smoenjala, y después a la sesión de cuencos de cristal de cuarzo con Dagmar y Ana Nery. Un chute de energía detrás de otro, me decía alguien.
Y el lunes, en luna llena, fuimos a Las Salinas, al nacimiento del agua, donde las olas baten con fuerza antes de ser recogidas para sacarles la sal de espuma. Allí celebramos la Ceremonia de Agua.
Parece que nuestros Hermanos Cetáceos nos escucharon porque ayer una pareja de hermosos delfines se dejaron ver en las playas de Corralejo. De todas las actividades relatadas colgaré fotos, lo prometo.
Y algunas interpretaciones y profecías más sobre el tránsito de Venus…El tiempo está cambiando de lineal a circular.

Anuncios


8 comentarios

¡Por nosotras: las mujeres!

Las mujeres en este planeta estamos demostrando que la naturaleza femenina divina se está despertando y, con su abrir de ojos, reclamando el lugar que nos corresponde como ya ocurrió hace cientos de años. Desde que entramos en esta época de oscuridad, en este kaliyuga, del que por fortuna ya queda poco, fuimos pisoteadas, avasalladas, violadas y vilipendiadas de todas las formas posibles al imperar la energía masculina y sus formas de poder. Hemos sido tratadas y en muchos países de la tierra todavía aún somos tratadas como bestias de carga, y cuando desfallecemos, cuando sentimos que se acaba la energía, no nos da tiempo para más y lo único que deseamos es descansar.

El masculino basado en el ego ha sido el dominante hasta ahora, el que busca controlar, tener poder sobre otros. Sin embargo, ya ha llegado la hora de las mujeres.
Nunca he sido feminista, pero como mujer del siglo XXI reclamo mis derechos, acepto mis deberes, y apuesto por la armonía dentro de todos los seres humanos. Y en esa armonía, en ese yin-yang, están contemplados el lado femenino y su opuesto, el masculino, que todos llevamos dentro.


Ahora es el momento, con este tránsito de Venus por el Sol el próximo 5 de junio, de aprovechar el cambio de energías para que florezca en nosotras la energía del femenino divino, de la Diosa que todas llevamos dentro. ¡Deja que salga! ¡No tenas miedo de tu propia belleza!
No te asustes de esas oleadas de amor que van a cruzar el espacio, ya se sabe que los tránsitos de Venus siempre han producido grandes cambios en la sociedad. A Venus se le asocia con el amor, con la belleza, con la intuición, cualidades de naturaleza femenina, igual que nuestra Madre Tierra.

Nuestro útero es capaz de hacer crecer una nueva vida, las mujeres somos dadoras de vida, y como tales, estamos conectadas con Gaia de forma natural. Creatividad, apertura, intuición, amor, dulzura, belleza, armonía, paz, alegría, receptividad, libertad y sabiduría son cualidades del femenino divino, de la Diosa a la que damos la bienvenida.


3 comentarios

Eclipse de Luna y tránsito de Venus

Parece que estemos sumergidos en una especie de paréntesis cósmico, en un tiempo sin tiempo desde el pasado Eclipse Anular Solar del 20 de mayo, en el que el magnetismo en nuestro planeta está disminuyendo mientras que una lluvia de energías están acelerando los procesos de transformación personales y colectivos. Los expertos señalan que estas energías intensas y luminosas continuarán intensificándose hasta cerrar el primer ciclo con el Tránsito de Venus, los próximos 5-6 de junio.

Y un día antes, el 4 de junio, nuestro sistema solar nos regalará un Eclipse Lunar Parcial. Estamos asistiendo a la primera fase de la Alineación Planetaria Cósmica, mediante el que se nos está preparando en este curso acelerado de Expansión de la Conciencia Humana hasta llegar al 21 de diciembre de 2012.

Con el tránsito de Venus por el Sol, Venus el planeta del Amor, pasa por delante del Sol, nuestro Padre, juntos una estrella y un planeta proyectando un flujo energético transformador de nuestra conciencia.

Ya no valen excusas para aplazar la limpieza y despeje personal para alinearnos con la vibración del Amor, de un Amor puro e incondicional que el Universo nos envía como un gran regalo para que lo saboreemos en nuestras vidas y lo sembremos en los demás. Todos somos vibración, atraemos a otros seres que están en nuestra misma frecuencia, y el Amor es la única fuerza del Universo capaz de unir, con la fuerza para transformar un corazón, y otro, y otro más.

Siento que el viaje hacia nuestra propia esencia ya ha comenzado. Ahora es preciso estar atentos, tener un corazón de niño, y confiar en nuestra propia divinidad. ¡Buena suerte!