Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final


Deja un comentario

En el camino del amor

Amadas Hermanas y Hermanos Tortuga, amados todos,

Este blog nació en 2011 porque así lo quiso el Universo, y yo me presté a ello con todas mis ganas, disfrutando de cada post, de cada vivencia que era capaz de transmitir porque en la Casa Tortuga ocurren y han ocurrido muchas cosas desde entonces, por la Sala Tortuga pasan y ha pasado mucha gente, seguimos con nuestras actividades cotidianas, meditaciones, viajes chamánicos, sesiones sanadoras de sonido con cuencos de cristal de cuarzo, reuniones del Círculo de Mujeres y Hombres, temascales…También hemos organizado nueve maravillosos Encuentros de Luz, y viajado a lugares de poder, pero sobre todo hemos crecido interiormente, vamos evolucionando paso a paso en este Camino del Amor.

Para mí es un placer escribir en este Blog, comprendo que hay que actualizarlo más a menudo, de hecho el Encuentro sobre El camino de Nuestros Ancestros: Hacía la Luz de la Diosa, que organizamos las Hermanas Tortuga en septiembre de 2016, marcó un antes y un después en cada uno de los asistentes, y sin embargo no he reflejado ni una palabra de lo que viví y vivimos todos en Pozo Negro, de cómo llegamos, y cómo nos fuimos. De cómo potenciamos nuestra divinidad con el Fuego Mágico de las 9 Maderas en la cueva volcánica con forma de útero,  de cómo participamos en los Tres Círculos de la Diosa, o de cómo Ana Nery nos enseñó unos ejercicios sobre el Pentáculo muy preciosos, cantamos, bailamos y nos deleitamos con el descubrimiento de nuestra propia divinidad.

 

Caminata de Poder en una noche estrellada

Noche estrellada

¿Y cómo comenzó este Encuentro?

Pues con una Caminata de Poder en plena noche sin luna por el Barranco de Abajo, que el llaman, a golpe de maraca, un ritmo que marcaba la persona que iba en cabeza. La fila era larga, muchas íbamos vestidas de oscuro quizá para no rehuir el encuentro con nuestras propias sombras, levantando mucho los pies para no tropezar, concentradas en cada paso y en la Joya de Grupo, esa luz formada por la energía que nos unía a todas y por la confianza en el avance aunque no supiéramos exactamente a dónde íbamos.

Respiramos, rezongamos, y continuamos entre los ruidos nocturnos y las imágenes que nuestra mente se encargó de proyectar en nuestra pantalla mental hasta llegar a un pequeño recodo del río seco en donde Dagmar y María nos habían preparado la primera sorpresa: la Rueda de la Medicina de la Aceptación.

Aceptación del momento, aceptación de tu Ser, aceptación de tu Estar, de tus circunstancias, de tus emociones, de tu cuerpo físico, de tus pensamientos, de tus palabras, en una palabra de tu vida entera. ¡Era necesario pararse y respirarlo!

En el Barranco

Árbol seco en el barranco

Pero aquí no se terminaba el viaje, teníamos que continuar un poco más mientras todas las caras de la aceptación acompañadas algunas de ellas por la resistencia iban desfilando ante nosotros. Seguimos caminando hasta encontrar una segunda sorpresa: la Rueda de la Medicina de la Integración. Y aquí si que nos paramos bien, no hacía frío, y si te hacías Uno con los ruidos nocturnos, los miedos desaparecían o tenían menos peso.

Aceptación e Integración junto al Amor Incondicional por nosotros mismos y por los demás forman parte de nuestra evolución en esta Tierra,  y esa noche de septiembre nos dejó una huella imborrable en nuestra memoria.

Noche en el Barranco de Abajo

Caminata de Poder en el Barranco de Abajo

La vuelta fue mucho más caótica, unos por la carretera, otros por el barranco. Yo preferí quedarme en el barranco y avanzar a mi ritmo. Con las subidas y bajadas a veces no veías nada, ni siquiera tus pies, solo el cielo. En esos momentos podíamos experimentar la nada, imaginar cualquier cosa sobre dónde estábamos, ¿dentro de la tierra? ¿en un volcán? ¿en un país desconocido? ¿O acaso en otro planeta?.

Nada de eso, unos cuantos pasos más y el rumor del mar y las lejanas luces del albergue nos devolvieron a la realidad.

Anuncios


Deja un comentario

Disfrutar Ostara en todo su esplendor

17359372_1094497974028920_6810434446096662571_o

En plena primavera, lo mejor es disfrutar de Ostara, un tiempo en el que la vida se despierta temprano para ofrecernos lo mejor de sí misma. Este es un momento de gran crecimiento y muchos cambios personales, como si nos quitáramos la vieja piel del invierno para dar paso a una más fresca, más limpia, más nueva.

También es buen momento para sembrar semillas y proyectos y verlos crecer de aquí al Solsticio de Verano. Nuestras intenciones se verán apoyadas por el fogoso Aries, pero ¡ojo! no te boicotees, ni traiciones tu sentimiento interno, ni te pierdas por el camino. Procura seguir un objetivo concreto y aunque oigas cantos de sirenas, no te detengas, no te distraigas, sigue fiel al destino que te has marcado, y verás cómo no es tan difícil manifestar nuestros propósitos en este mundo físico.

Se trata de escuchar tu propia voz interior, la voz de tu alma, esa que cuando tu mente está en calma te cuenta muchas cositas interesantes, por eso es tan importante tener la mente en calma, y la mejor medicina para eso es la meditación, da igual el tipo de meditación que practiques, lo importante es que no nos identifiquemos con nuestros pensamientos, simplemente vamos a seguir a nuestra respiración y, poco a poco, empezaremos a escuchar nuestra voz interior.  

Otra clave para movernos con más comodidad en Ostara es prestar atención a los mensajes de nuestro cuerpo, y el impacto que tienen sobre él nuestras emociones. El cuerpo físico es un espejo de nuestra salud, y si nos resentimos de un órgano u otro lo mejor es llegar a la raíz de la dolencia para que desaparezca por sí misma, si es posible. En caso contrario, habrá que incorporar terapias naturales o de otro tipo si fueran necesarias para restablecer el equilibrio y la armonía tan necesarios para llevar un ritmo de vida sanos.

Presta atención a tu observador interior, hagas lo que hagas no le pierdas de vista en todo el día, mantente conectada, conectado, porque te va a ir guiando y dándote las claves para caminar por el camino más sencillo.

 

 

 


Deja un comentario

Vivir con la Rueda del Año

rueda-del-ano-celta

Dejamos Yule atrás en la Rueda del Año Celta, dejamos también atrás el Solsticio de Invierno, cada uno hemos estado metidos en nuestra cueva invernal, y estamos a punto de entrar en Imbolc el próximo 2 de febrero. Para los Druidas, las estaciones representaban los ciclos de la vida o procesos sagrados de los que dependía la subsistencia, combinándose con los conceptos espirituales o divinos basados en la Rueda del Año Solar.

La Tierra era considerada como una obra de la creación, y como tal la honraban, ya se tratara de un árbol, de una piedra, o de una puesta de sol, comenta Andy Baggot, en su obra ‘Sabiduría Celta’. Extraída del Libro ‘ANAM CARA’ de John O´Donohue, también conocido como el Libro de la Sabiduría Celta, les dejo esta joyita.

Circulo Celta del Arraigo
Amanezco hoy
por la fuerza del cielo, la luz del sol,
el resplandor de la luna,
el esplendor del fuego,
la velocidad del rayo,
la rapidez del viento,
la profundidad del mar,
la estabilidad de la tierra,
la firmeza de la roca,
Amanezco hoy
por la fuerza secreta de Dios que me guía.

Del mismo libro transcribo unos párrafos que me han gustado mucho

“Se te envió a una forma de destino que te permitiría expresar el don singular que traes al mundo. Cada persona tiene un destino singular. Cada uno debe hacer algo que nadie más puede. Si otro pudiera cumplir tu destino, sería él quien ocuparía tu lugar y tú no estarías aquí. Es en lo más profundo de tu vida donde descubrirás la necesidad invisible que te trajo aquí”.

“Cuando empezamos a desentrañarlo, tu don y la capacidad de emplearlo cobran vida. Tu corazón se acelera y la urgencia de vivir reaviva la llama de tu creatividad. Si puedes despertar este sentido del destino, entras en consonancia con el ritmo de tu vida”.

sdr


Deja un comentario

¡El 2017 ha entrado con fuerza!

mde

A una hora de que sea el día 11 de enero de 2017 y con mi mente impregnada de un montón de recuerdos de 2016, me decido a contaros lo que para mi fue la Sala Tortuga en 2016. Naturalmente esta es mi visión subjetiva que no quiere decir que sea la tuya. Uno de los propósitos que nos mandó el Universo en 2016 era el de deshacernos de lo viejo para dejar paso a lo nuevo, dejar partir lo que ya no sirve, lo que ya no usas porque ocupa espacio y te roba energía. Así que durante el primer semestre estuvimos algunos meses descansando de nuestras actividades para dar paso a un cambio de suelo de círculos de corcho muy acogedor que con toda paciencia realizó María. En paralelo, Alberto le dió vida a la huerta que está cada vez más bonita, Davinia inició el proyecto de guardería y Primaria en un terreno anexo inspirada por la filosofía de Rudolf Steiner, y Natalia comenzó con sus clases de yoga.

Así llegamos a mitad de año cuando Dagmar impartió el segundo nivel de ‘Constelaciones Chamánicas’,  un paso más allá para afinar nuestra percepción de la energía y poder ordenarla de manera correcta.

Celebramos también una ceremonia celta para convertir en guerreras celtas a un grupo de mujeres que así lo pidieron y, como siempre que hacemos esta ceremonia nos maravillamos ante el poder y la fuerza de la energía celta.

  • Seguimos con nuestras actividades cotidianas de meditaciones, viajes chamánicos, sesiones sanadoras con cuencos de cristal de cuarzo, círculo de mujeres y hombres, constelaciones, temascales de vez en cuando, hasta llegar a septiembre, un mes en el que celebramos un Encuentro que llamamos ‘De nuestros ancestros celtas hacia la luz de la Diosa’. Costó trabajo pero mereció la pena. El alma de todas y cada una de las personas que participamos quedó alimentada y nutrida, su huella todavía perdura en el tiempo. Nuestra querida Ana Nery nos regaló con su voz un rayo de luz a cada una. Recogeré en este blog todas las experiencias de este Encuentro.

Y ya en el mes de noviembre, Alberto impartió un taller muy interesante sobre  osteopatía, meridianos, energía y digitopresión. Por mi parte, di un taller de Feng Shui enfocado en la magia de la abundancia y como materializarla en tu vida. Así llegamos al mes de diciembre en el que celebramos el 8º Cumpleaños de la Sala y realizamos las Predicciones para 2017. ¡como podéis ver un año muy movidito este 2016 en el que el mono de fuego del horóscopo chino nos ha llevado de rama en rama!

bdr


Deja un comentario

Del equilibrio de Libra a la intensidad de Escorpio

Aún con los efectos de una intensa Superluna Llena en Aries con el Sol en Libra que nos aceleró con el fuego de Marte, nos trajo claridad, nos invitó a comenzar o seguir con nuestros proyectos, acentuó nuestra individualidad, y nos trajo promesas de transformación en esta segunda cosecha del año, vamos camino de un nuevo reto: las profundidades de Escorpio.

Nutridos con el coraje, la confianza y el poder de las nuevas creaciones, junto a la aportación del Sol en Libra que nos ha regalado la armonía en la relación con nosotros mismos, con los demás y con el mundo, nos sentimos preparados y dispuestos para recibir el caudal de energía de alta frecuencia que el Universo nos está enviando.

Después, noche a noche, la luna se ha ido haciendo más chiquitita, retrocediendo en su luz, y nosotros cada vez nos sentimos más conscientes de la relación entre el Yo y el Nosotros, con la certeza de que Todos somos Uno y la confianza de la intuición para estar plenamente conscientes en cada momento, a pesar de las continuas distracciones.

Y a partir de esta forma auténtica de actuar desde nuestro Centro lograremos armonizar nuestras acciones con nuestros pensamientos, emociones y acciones para sentir nuestro propio equilibrio en el Ser.

En mi opinión, este es el único camino válido para descender a las profundidades de Escorpio, decirle ¡hola! a nuestras sombras, aceptándolas e integrándolas, y continuar el camino mucho más ligeros.

aer


Deja un comentario

Las hojas no caen, se sueltan

images




Las hojas no caen, se sueltan....
Siempre me ha parecido espectacular la caída de una hoja.
Ahora, sin embargo, me doy cuenta que ninguna hoja “se cae”
sino que llegado el escenario del otoño inicia la
danza maravillosa del soltarse.
Cada hoja que se suelta es una invitación a nuestra predisposición
al desprendimiento.
Las hojas no caen, se desprenden en un gesto supremo de generosidad
y profundo de sabiduría:
la hoja que no se aferra a la rama y se lanza al vacío del aire,
sabe del latido profundo de una vida que está siempre en movimiento
y en actitud de renovación.
La hoja que se suelta comprende y acepta que el espacio vacío
dejado por ella
es la matriz generosa que albergará el brote de una nueva hoja.
La coreografía de las hojas soltándose y abandonándose
a la sinfonía del viento
traza un indecible canto de libertad y supone una interpelación
constante y contundente
para todos y cada uno de los árboles humanos que somos nosotros. 
Cada hoja al aire que me está susurrando al oído del alma
¡suéltate!, ¡entrégate!, ¡abandónate! y ¡confía!.
Cada hoja que se desata queda unida invisible y sutilmente
a la brisa de su propia entrega y libertad.
Con este gesto la hoja realiza su más impresionante movimiento
de creatividad
ya que con él está gestando el irrumpir de una próxima primavera.
Reconozco y confieso públicamente,
ante este público de hojas moviéndose al compás del aire de la mañana, 
que soy un árbol al que le cuesta soltar muchas de sus hojas.
Tengo miedo ante la incertidumbre del nuevo brote.
Me siento tan cómodo y seguro con estas hojas predecibles,
con estos hábitos perennes,
con estas conductas fijadas, con estos pensamientos arraigados,
con este entorno ya conocido… 
Quiero, en este tiempo, sumarme a esa sabiduría,
generosidad y belleza de las hojas que “se dejan caer”.
Quiero lanzarme a este abismo otoñal que me sumerge
en un auténtico espacio de fe,
confianza, esplendidez y donación.
Sé que cuando soy yo quien se suelta, desde su propia
consciencia y libertad,
el desprenderse de la rama es mucho menos doloroso y más hermoso.
Sólo las hojas que se resisten, que niegan lo obvio,
tendrán que ser arrancadas por un viento mucho más
agresivo e impetuoso 
y caerán al suelo por el peso de su propio dolor.
*******
Las hojas no caen, se sueltan.
Texto original de José María Toro,
extraído del libro "La Sabiduría de Vivir"


Deja un comentario

La energía del poder del fuego

IMG-20160624-WA0003

El fuego. La noche de San Juan hace ya dos meses. En este 22 de agosto me vienen a la memoria las imágenes de las llamas consumiendo todo de lo que quisimos desprendernos. Nos anunciaron sorpresas inesperadas como una de las imágenes en que se ve dibujada una mariposa azul, también cambio, aceptación de lo nuevo, belleza, calores, subidas y bajadas de ánimo, avance.

Fue curioso porque otros años, en la noche de San Juan escribimos en un papel nuestros deseos, lo lanzamos a las llamas, y damos 7 vueltas a la hoguera para que se cumplan. En esta ocasión, los deseos los depositamos en una rama de romero y la echamos al fuego. Algunas personas dimos las 7 vueltas.

Dos días después del Solsticio de Verano, con Litha recién estrenada, un  periodo de la rueda del tiempo celta que nos lleva al punto álgido del calendario anual,  y en el que todo gira alrededor del padre Sol.

Y es que el Sol reluce sobre nosotros con todo su esplendor lo que hace que sea el momento perfecto para conectar con el elemento fuego y para tomar parte de esa energía de verano que nos ayuda a recargar nuestras propias pilas.

La energía del poder del fuego está presente, son momentos de agradecimiento por la expansión de la abundancia, el poder y el amor, tiempos en los que se realizan ceremonias y rituales festivos para señalar el comienzo del Solsticio de Verano que durará hasta el 22 de septiembre, cuando llegue el Equinoccio de Invierno, y la rueda del tiempo nos traiga a Mabon junto a la abundancia plena de la segunda cosecha.

Aquí les dejo algunas imágenes de esa noche mágica.

Con información de Deborah Blake.

IMG-20160624-WA0011

IMG-20160624-WA0016

IMG-20160624-WA0005