Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final


2 comentarios

Dentro del laberinto

LLegar al laberinto fue una caminata agradable por las montañas de Lajares. Ante una gran explanada apareció un gran laberinto hecho de piedras en plena naturaleza, con un amplio campo de visión, o bien al mar, o a los cuerpos entrelazados de las montañas.
Caminata hacia el laberintoCamino del laberinto
Dice Herman Kers que “En el laberinto, uno no se pierde, se encuentra. En el laberinto uno no encuentra al Minotauro, se encuentra a sí mismo”. Y eso fue lo que pasó. Muchos de nosotros encontramos nuestras partes perdidas u olvidadas. Dagmar permaneció un rato en el centro armonizando la energía del lugar, mientras nosotros nos hicimos Uno antes de comenzar el viaje.
Armonización
Luego, acompañad@s por el sonido del tambor comenzamos a internarnos por caminos desconocidos, que subían y bajaban, en las que unas veces el viento te venía de frente y casi te llevaba en volandas, y otras podías sentirte estancada en el mismo lugar, como si no avanzaras a pesar de que tus pies se movían. Mientras, por tu mente iban desfilando imágenes de tu propia vida en una sucesión que para mi tenía un orden desconocido. Aunque al llegar al centro comencé a encontrarle el sentido…
Dentro del laberintoDentro del laberinto
Y digo que al llegar al centro todo cambió, sobre todo el tiempo-espacio. Allí dentro no existía. Era como estar en un mundo dentro de otro mundo. Hicimos nuestras conexiones personales y de grupo y emprendimos el camino de vuelta. La energía era completamente distinta, aunque era el mismo cielo, el mismo viento, la misma tierra, y el mismo mar. Unas veces caminabas en paralelo con otros compañeros, otras te los cruzabas, o los veías venir, otras los saludabas sonriendo…ante tus ojos se desarrollaba la película de tu vida, así de sencillo.
Dentro del laberinto

Anuncios


Deja un comentario

Fuego mágico en el temascal

El fuego en el último temascal celebrado en la Casa Tortuga nos contó algunos de sus secretos encerrados en formas y luces que hasta ahora no habíamos visto. Eran dragones, rostros escondidos, nuevas geometrías descubiertas entre las llamas que nos sorprendieron a todas. El fuego danzaba confiando en su propio poder, más blanco que de costumbre, y como por encanto comenzó a emitir unos rayos de luz azulados y blancos captados en algunas fotografías.

Fuego de Temascal. Casa Tortuga

Fuego de Temascal. Casa Tortuga

El temascal es una ceremonia de purificación para nuestros cuatro cuerpos: físico, emocional, mental y espiritual, y nosotras introducimos variaciones según la energía del momento. En esta ocasión realizamos un temascal clásico porque vinieron muchas mujeres nuevas. Fue suave y al mismo tiempo reconstituyente. Según se iban sucediendo las cuatro puertas, las abuelitas piedras nos regalaron su calor, su fuerza, su vida al rojo vivo contenida en su interior.

Le cantamos a la Luna Llena, al fuego, a la Madre Tierra, al Padre Sol, invocamos a los cuatro vientos y nos entregamos a una ceremonia que nos limpia y sana para terminar mostrándonos nuestros tesoros internos. Nos nutrimos con los cuatro elementos y agradecimos por vivir esta experiencia bendita.

Fuego de Temascal. Casa Tortuga

Fuego de Temascal. Casa Tortuga IMG-20130505-WA0002 IMG-20130505-WA0003

Fuego de Temascal. Casa Tortuga


Deja un comentario

¡Ostara ya está aquí!

El equinoccio de primavera señala la fiesta de Ostara en el calendario celta. Empieza a aumentar la energía del Sol, nos cuenta Andy Baggott en su libro sobre Sabiduría Celta. En la plantas comienzan a crecer brotes y las primeras flores nos saludan con su belleza. En esta época, los celtas veneraban a Cernunnos, el Señor de los Animales, y al Hombre Verde, Señor de los Bosques, con el fin de conseguir el nacimiento de unas crías sanas para todos los animales y el retorno del verdor al campo.

Ostara constituye la época en que todos los planes generados durante la fase oscura del año podían ponerse en práctica, un hervidero de actividad para los seres humanos y para la Naturaleza.

Nosotros le dimos la bienvenida a Ostara como se merece. Primero buscamos los huevos escondidos por las zonas verdes del albergue, unos huevos rotulados con los símbolos de las runas que a cada uno les ofrecieron un mensaje personal.

Luego, en el centro del pentágono, colocamos una planta como representante de nuestros hermanos árboles, rodeada de flores.

Bailamos y disfrutamos del sol, y cada uno de nosotros se conectó con la energía de esa planta como símbolo del mundo vegetal. Cada planta tiene su espíritu guardián, una energía que guarda su poder y sabiduría, y a la que si le formulamos alguna pregunta nos sorprenderá con sus respuestas.

La Ceremonia de Ostara finalizó refrescándonos el rostro con agua clara y dando gracias al Creador de Todo lo que Es.

Y por cierto, Dimitri grabó un vídeo que aquí les dejo
http://app.talkfusion.com/fusion2/view.asp?MTg4ODE1OQ==_11798432


2 comentarios

Laberinto del triskel: primera transformación

La palabra Triskel, proviene del bretón tri = tres y askell = alas, y podría considerarse un símbolo de movimiento y cambio. Cuando tiene cuatro brazos se le llama tetrasquel y cuando aparece con seis, nueve, doce o más brazos se denomina svástica flamígera nos cuenta Nathair Aosda en el blog http://druidnetwork.org/es/node/1000763

Uno de los significados del Triskel le relaciona con el Sol y con el fuego. Se dice que simboliza el movimiento perpétuo así como la fuerza centrípeta e interior, de ahí sus extremos estilizados y su parte interior más gruesa. Los brazos curvos dan una sensación de movimiento en sentido rotatorio, por lo que parece una rueda en movimiento. Quizás imitando la rotación que, se creía, hacia el Sol. Se le considera un símbolo indoeuropeo. También se le considera un simbolo dispensador de gracias y bendiciones, y por añadidura protector.

En la espiritualidad celta, esta figura geométrica refleja las tres esferas sagradas, los tres Reinos en los que dividian el mundo: el Reino del Mar, el Reino de la Tierra y el Reino del Cielo. Un mundo dentro de otro mundo, que a su vez está dentro de otro mundo….. Tambien simbolizan tres cuerpos que conforman al ser humano: el físico, el Mental y/o emocional y el espiritual.

Para los asistentes al III Encuentro de Luz. Mística Celta el recorrido por el Laberinto del Triskel abrió la puerta a sus propios mundos interiores: la primera espiral nos conectaba con la sabiduría adquirida a lo largo de vidas pasadas. En mi caso, me pesaban los pies, iba despacio, sintiendo la resistencia a ese conocimiento quizá adquirido con dolor; en la segunda espiral, intentamos aplicar esa experiencia adquirida en nuestras anteriores existencias. La sensación era de mayor ligereza a pesar de la gran afluencia de información. La tercera y última de las espirales era la más confortable, y en la que llevábamos esa sabiduría adquirida a nuestra vida actual. Sensación de dejar atrás lo que no se necesita, de expansión y de renacimiento.

El Triskel en la sabiduría celta simboliza el equilibrio, las tres manifestaciones del ser, un símbolo según cuentan usado exclusivamente por los druidas para alcanzar armonía y equilibrio entre sus cuerpos.


Deja un comentario

Con la tierra y la luna. Ceremonia de la Luna Llena.

Cuando la luna llega a su esplendor, desde Casa Tortuga se suelen organizar salidas a la naturaleza para disfrutar de la luz de la Luna Llena y de nosotros mismos con su celebración. En esta ocasión el círculo estaba formado sólo por mujeres, pero otras veces los hombres también han participado.

Con la cercana presencia de la Montaña Roja nos situamos frente al agua para escuchar su rumor y ver el resplandor de la luna llena. Te quedas embobada mirando tanta belleza.

En primer lugar hicimos una meditación para sentir con nuestros cuatro cuerpos: físico, emocional, mental y espiritual, el estado de la Madre Tierra. Las erupciones volcánicas y los movimientos sísmicos en la isla de El Hierro son consecuencia de las tensiones que está viviendo, necesita sanarse y echar afuera todos sus malos humos. Nuestra Madre Tierra está dando a luz de la manera más suave posible, y sentimos que con nuestro amor podemos ayudarla al parto…

Luego comenzamos a tocar el tambor para iniciar un viaje chamánico por el agua guiadas por nuestro animal de poder. Le pedimos que nos llevara al epicentro de los movimientos, y cada una pudimos ver cómo la Tierra está buscando por donde descargarse, abriendo nuevas bocas para soltar el magma…

El tambor también nos marcó el ritmo en nuestro viaje aéreo, y desde el aire expandimos nuestras vibraciones de amor, paz y alegría para toda la isla herreña, consolando y sanando a nuestro paso.

A continuación, traspasamos al agua nuestro amor, una por una, para entregarla como un regalo al Océano con la intención de ayudar a nuestros hermanos los cetáceos, y a todos los habitantes de las profundidades marinas.

Al verter el agua, las olas parecían decirnos: dame, dame, dame…una gran paz nos envolvió a todas y sentimos que no estamos solas…

Por mi parte siento que estoy haciendo justo lo que tengo que hacer, y eso me da una inmensa tranquilidad y confianza.


Deja un comentario

Ceremonia de la Luna Llena

Mañana, martes, 11 de octubre, celebraremos la Luna Llena en la costa de Corralejo, en la última de las playas de las dunas. La cita es a las 20:30, aunque se saldrá de casa de Dagmar, en Villaverde, a las 20:00 horas. Para las que no sepan llegar, sobre las 20:15 horas la comitiva de coches se detendrá en la parada de guaguas de Los Hoteles, en las dunas, para hacer de guía.

Esta playa ha sido elegida para la celebración de la Luna Llena por ser el lugar donde una de nosotras que es socorrista de playas vio como un cetáceo paría a su cría casi, casi, en sus brazos. Luego, el pequeño terminó muriendo en cuanto le separaron de la madre, de todas formas, el hecho de que Carmen haya presenciado este nacimiento es una señal que es preciso tener en cuenta.

Además, y en vista de que el comportamiento de este animal no es normal, ya que lo más lógico es que den a luz en un sitio recogido en las profundidades del océano, -existe una colonia de delfines entre Las islas de La Gomera y Tenerife-, escuchamos su llamada de socorro, por lo que trataremos de devolverle todo el amor, la paz y la alegría que seamos capaces de dar.

Llevar los tambores. ¡¡Allí nos vemos!!