Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final


2 comentarios

¡¡Esa foto de familia!!

Ahora sí. Algunas de las personas que participamos en el VI Encuentro de Luz. Frecuencia Arco Iris, nos hicimos la típica y tópica foto de familia, que en el fondo nos hizo ilusión. Vivencias que cada uno guarda en su corazón como joyas preciosas. ¡¡Gracias a todos por ayudar a que esta idea se haya hecho realidad!!

foto de familia

Anuncios


1 comentario

Constelando el mundo actual

No puedo dar por concluido el VI Encuentro de Luz. Frecuencia Arco Iris que las Hermanas Tortuga celebramos a finales de mayo, ¡hace un mes!, sin referirme a la Constelación del Mundo Actual que realizamos en la mañana del domingo, después de la sesión de sonido sanador con los cuencos de cuarzo. Se formó un grupo en el que cada uno de nosotros representaba la energía de los Hombres, los Mujeres, la Juventud, la Sociedad, el Dinero, los Bancos, la Economía, la Espiritualidad, la Frecuencia Arco Iris, el Vaticano, el Papa, la Iglesia, la Corrupción, y la Libertad.
Calle Preciados en Madrid
Teniendo abierto el corazón, y dejando que nuestros pasos fueran guiados por la energía del momento, la Sociedad se sentía convulsa, sin saber hacia dónde iba, oscilando de un lado para otro, y un tanto confusa. Era la personificación de la crisis actual, que necesita al amigo Dinero para seguir adelante con Amor y Libertad. Los Hombres se fueron haciendo cada vez más pequeños hasta caer al suelo, en el que permanecieron un buen rato, de hecho la Mujer le tendió la mano para que se levantara, mientras las Mujeres también apoyaban con su fuerza a la Sociedad, al Papa, a la Frecuencia Arco Iris y a la Espiritualidad.
Es la energía femenina la encargada de dar el impulso para este cambio energético que estamos viviendo, de recordar la energía protectora de la Madre María, y de hacer uso de nuestro poder para mover la rueda del tiempo. Aunque las mujeres somos conscientes de nuestra necesidad de Amor tenemos confianza en el corazón, en sanar desde el amor incondicional, y en la Frecuencia Arco Iris, esa vibración transformadora que eleva la conciencia. El abrazo de Pía
Por su parte, los Hombres de hoy saben que han venido para conocer el amor incondicional, y experimentar en su propia piel el que las Mujeres somos lo mismo que los Hombres, por tanto, basta ya de luchas y vamos a remar todos a una.
La Espiritualidad siente el dolor y la resistencia que actualmente estamos viviendo hacia ella. Una parte importante de la sociedad la está empezando a mirar con buenos ojos, sin embargo otra parte la ignora por completo. Tenemos que comprender también la faceta espiritual del sexo, poner intención en esa descarga de energía, y hacerlo con amor y no simplemente por el placer del momento.
En cuanto a la Frecuencia Arco Iris, necesita expandirse y con quien más cómoda se siente es con la Juventud. Necesita el apoyo de la mujer y tiene necesidad de fortalecerse en el Amor.
Frecuencia Arco Iris
¿Y qué pasa con el Dinero? Parece que el dinero es mejor sacarlo del banco. Aquí el Papa juega un papel importante en la distribución de los recursos económicos de la sociedad, y por delante de la Economía. Curiosamente, la Juventud y la Economía se sienten cómodas caminando juntas gracias al anclaje espiritual.
Es el Papa quien hace de puente entre la Sociedad, la Iglesia, el Dinero y la Libertad con el apoyo de las Mujeres. Mientras, el Vaticano se mantiene como mero observador, y al Banco lo que le interesa es recoger el dinero de todas partes. La Iglesia permanece la lado del Papa casi por obligación, y la Corrupción, a pesar de que intenta infiltrarse por todos los medios posibles, encuentra una y otra vez poderosas barreras que se lo impiden. Es como si no tuviera sitio en este Nuevo Mundo.
Mucho dinerito
La Nueva Tierra la estamos creando cuando creemos en ella. Toda una experiencia.


Deja un comentario

Comprender quienes somos

En esta transición que estamos viviendo a veces sentimos conflicto interno generado por cierto caos energético debido a la mezcla de emociones y pensamientos. Con la meditación en la Frecuencia Arco Iris sentimos que es nuestra alma la que nos guía hacia la Nueva Tierra, hacia la nueva energía, sin embargo para una mejor experiencia es preciso resolver primero algunos aspectos de nuestra vida que muchas veces tenemos pendientes, o que aparecen cuando menos te lo esperas: patrones de pensamientos negativos, estructuras mentales rígidas, antiguas heridas emocionales, dolor, hábitos poco sanos, miedos, apegos, juicios, críticas, mentiras aunque sean piadosas, tristeza, egoísmo, rabia…
Cuando descubrimos que aún quedan dentro de nosotros estas energías más densas y que pertenecen a la Vieja Tierra, lo mejor es tomar conciencia de ellas, mirar en nuestro interior, y seguir limpiando los restos o no tan restos, -cada uno va conociendo sus rincones íntimos,- para sintonizar con la nueva energía, nutrirnos y autosanarnos.
Cada vez existe un mayor número de personas que somos conscientes de que la vida es otra cosa, de que la felicidad es un estado interno, de que existe una nueva manera de vivir más armónica y responsable de acuerdo con esta nueva energía que viene de los planos superiores.
Sabemos que además de tener este cuerpo físico en el que nos alojamos somos Seres de Luz, seres con una chispa divina en su interior que nos muestra el camino para vivir en sintonía con nuestro Ser íntegro y completo.
Energía de la Nueva Tierra en el hada azul.
Y si necesitamos ayuda la pedimos. Tanto nuestro Yo Superior como los seres de luz más evolucionados estarán dispuestos a tendernos su mano las veces que haga falta. 
Cuando conectas con una frecuencia energética eres esa frecuencia, y atraes a tu vida esa misma frecuencia, ya sea de forma consciente o inconsciente. Por tanto, si en nuestro interior vibramos con la alegría, el amor, la paz, la abundancia y prosperidad, la belleza, la gratitud, el perdón, o la apreciación, nos convertimos en esas frecuencias, nos relacionamos desde ellas tanto con nsotros mismos como con el exterior, y ahí reside el verdadero cambio, la verdadera evolución del ser humano.
Ahora bien, para realizar este tránsito es preciso responsabilidad, compromiso personal y valor. ¡Lo bueno es que ya estamos en el camino!


2 comentarios

Meditación en la Nueva Tierra

Portal Arco Iris en la Sala Tortuga
Todos los ejercicios energéticos que realizamos aquel sábado de mayo en el marco del ‘Encuentro de Luz. Frecuencia Arco Iris’ tenían la finalidad de hacer pública una meditación que dentro de la Casa Tortuga veníamos realizando, y que sentíamos que teníamos que compartir: el viaje a la Nueva Tierra, a la Tierra del Arco Iris. Hemos estado allí, sabemos que existe, no hay lugar para las dudas.
Esta Vieja Tierra en la que vivimos está ascendiendo, se está transformando en la Nueva Tierra, hay que coger el tren, y así nos lo indica nuestra propia evolución como seres humanos. Estamos cerrando una etapa, los portales están abiertos, los velos están cayendo, sólo hace falta transpasar el umbral.
Preparación para Meditar en la Nueva Tierra
Empezamos con unas profundas respiraciones, el anclaje a la Tierra, y la creación del tubo de luz blanca acompañadas por ligeros sonidos del cuenco. La Sala Tortuga tiene un portal para acceder a la Nueva Tierra de la Frecuencia Arco Iris. Nos conectamos con él. Luego, Dagmar nos llevó en una meditación guiada a través de un arco iris que subimos en fila unos detrás de otros. En el punto más alto apareció otro portal etérico creado por los seres de luz, los devas y ángeles, con muchas flores de brillantes colores, mariposas, libélulas, y pajaritos. Pedimos permiso para traspasarlo y nada más hacerlo surgió la Nueva Tierra ante nuestros ojos. Los colores brillaban al máximo, los campos verdes, los árboles majestuosos, los ríos murmurando canciones, las gentes en paz: unos trabajaban y otros creaban, o charlaban, o simplemente estaban. Las casas eran armónicas con el entorno, nos sentimos muy bien recibidos y todos estábamos contentos de estar en este mundo. Fuimos a la plaza del pueblo y allí, en un círculo de piedras nos pusimos a meditar. Se nos unieron muchos seres luminosos, nos convertimos todos en bolas de luz.
El sentimiento de amor inundándote el corazón era tan intenso que emocionaba. Comprobamos que la Nueva Tierra no es un sueño sino una realidad a nuestro alcance, tan sólo basta con creer en ella. Así estuvimos hasta que los seres luminosos empezaron a retirarse y nosotros les preguntamos si nos podíamos quedar o teníamos que volver.
A cada uno le dieron su mensaje, sentimos el corazón abierto en canal, cada cual sabe la cantidad de amor que fue capaz de recibir, una energía tan poderosa que exige pureza de corazón para poder sentirla.
Cuando abrimos los ojos y regresamos a la Sala Tortuga nos sentimos vibrando en una freciencia muy alta, renovados. Todos nos abrazamos.
Preparación para la meditación Arco Iris
Preparación para la meditación Arco Iris
Preparación para la meditación Arco Iris


Deja un comentario

Confianza plena

Antes de abandonar la playa realizamos un experimento chamánico que nosotros llamamos Caminata de Confianza. Consiste en taparnos los ojos con un pañuelo, poner las manos en los hombros del compañero, levantar bien los pies, y seguir el ritmo que marca la persona que guía con la maraca.
Caminata de confianza
La primera persona y la última se encargan de mantener la armonía de grupo. La clave está en crear previamente una Gema de Grupo encima de nosotros para poder recurrir a ella si nos sentimos perdidos, nos entra el miedo, o la desorientación. En la medida en que el grupo está más conectado así la gema brilla mucho más.
Es una experiencia que si te dejas llevar en ella con Confianza Plena descubres que estás más allá de la dimensión espacio-tiempo. Tu cuerpo responde al sonido de la maraca, pero tan sólo sabes donde te encuentras por los olores y los sonidos que te llegan.
Caminata de confianza
Cuando nos quitamos los pañuelos y descubrimos por donde habíamos estado caminando realmente nos quedamos sorprendidos. ¡Cosas de la Confianza Plena!


Deja un comentario

Viaje chamánico por el Océano

Después de la conexión que establecimos con la familia de cetáceos -hermanos delfines y ballenas-, entrar en el viaje chamánico por el oceáno fue sencillo. Guíados por el tambor, cada uno de nosotros tuvo su viaje particular, unos por el agua y otros por la tierra para volver al agua otra vez o no. En la Ceremonia de Agua habíamos pedido que saliera el sol, y ahora nos picaba, incluso era extraño realizar un viaje chamánico al sol.
Viaje chamánico
La cuestión es que a pesar del calor, se podía sentir el frescor del agua y los cánticos de los delfines en un intento de traspasarnos sus conocimientos ancestrales, de decirnos que no tuviéramos miedo, de inspirarnos un sentimiento común de confianza y amor. Es más, a muchos nos mostraron con sencillez las barreras invisibles que crea nuestra mente y que tantos bloqueos nos causan.
viaje chamanico
Lo cierto es que volvimos al aquí y al ahora renovados unos, sorprendidos otros, y la mayoría encantados con la experiencia.


2 comentarios

Ceremonia de Agua en El Cotillo

El grupo de las Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit venimos celebrando Ceremonias de Agua desde hace un tiempo para enviar nuestro amor a los seres que viven en los océanos, en especial a los delfines y ballenas, quienes nos cuidan y nos protegen aunque no seamos conscientes de ello. Son seres inteligentes y alegres que tienen su propio lenguaje y de los que se ha demostrado su poder terapeútico en muchas dolencias de los seres humanos. Cuando les mandamos nuestro amor y agradecimiento en el agua, ellos nos responden en forma de sonidos y de ondas.
Ceremonia de Agua
Sentados en círculo, comenzamos la Ceremonia de Agua pasándonos una jarra de cristal de mano en mano para imprimir en el agua la vibración más alta de que éramos capaces. Nos acompañaba el sonido del tambor.
Ceremonia de aguaCeremonia de agua
Cuando la jarra hubo pasado por todas las manos, nos dirigimos a la playa para entregar el agua al océano. Se encargó Daniel, el único hombre que participó en este ritual. Las olas vinieron a recibirlo.