Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

¡Bienvenido Yule!

Deja un comentario

Yule-8

Instaladas ya en el invierno, una vez que entró el solsticio y pasamos la noche más larga del año, cuando en el hemisferio norte entra el verdadero año nuevo, sigo mirando como la luna engorda noche a noche hasta llegar a su plenitud, el próximo 25 de diciembre cuando derramará su luz por todo el planeta el día de Navidad.

Según la tradición celta, Yule es la imagen de la devolución de la vida a través del amor de los dioses para celebrar el regreso de la luz, y aunque gran parte del tiempo más severo está todavía por llegar, la luz ya se adivina más allá del horizonte. A partir de este día, aumentan las horas de claridad, hasta obtener su máximo resplandor en el solsticio de verano, trayendo la vida al mundo otra vez.

Todas las culturas tienen sus propias formas de celebrar el solsticio de invierno, usando imágenes de luz: encienden un menorah en la tradición judía, colocan luces en un árbol de Navidad, queman un tronco, decoran las casas con luces o velas. Cada particular esfuerzo, no es más que una suplica al Sol para que vuelva de nuevo.

Es el momento tradicional para celebrar las cosas verdaderamente importantes en la vida y mirar por adelante un año maravilloso por venir. Esta noche algunos hacemos una invocación mágica al llamado “Espíritu de la Navidad“, un ritual de liberación para dejar de lado las energías limitantes de este año y dar la bienvenida al que está por comenzar.

El solsticio es un día de esperanza, el Sol comienza su lento retorno, los días se van alargando, la rueda del año gira y gira hasta llevarnos de nuevo a la primavera. La diosa se encuentra ahora en el personaje de la Madre, después de haber dado a luz al Niño y completado el ciclo del nacimiento, crecimiento, muerte y renacimiento, nos cuenta Deborah Blake. El Rey del Roble ha luchado contra su hermano, el rey del Acebo y ha ganado de nuevo su cetro, así que la parte creciente del año comienza de nuevo.

Yule es un momento propicio para meditar sobre la oscuridad. Es un tiempo de espera atenta en el que podemos observarnos a nosotros mismos y descubrirnos. Celebramos la esperanza del renacimiento confiando en que después de la fase de mayor oscuridad renacerá la vida que duerme bajo la tierra.

 

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s