Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

La importancia de anclarse a la tierra

2 comentarios

mujer enraizada a la Madre Tierra
En estos tiempos llenos de cambios energéticos que estamos viviendo, día a día me doy cuenta de la importancia de estar anclada a la tierra con firmeza, ya que así impides que tu mente eche a volar cuando menos te lo esperas, favorece la concentración en las tareas que estés haciendo, y te mantiene en un estado de claridad y eficacia frente a la dispersión del ambiente.
Antes, me solía poner a meditar, ya saben, en un sitio tranquilo, y puedo decir que tuve unas experiencias muy preciosas, sin embargo fue cuando llegué a Fuerteventura y conocí los trabajos energéticos de Dagmar en la Casa Tortuga, cuando comencé a percibir la importancia de anclarse a la Madre Tierra todos los días. Luego vendrá la conexión con el Padre Sol y el comienzo de sentir tu tubo de luz, pero primero y fundamental: anclarse a la Madre Tierra.
ser en equilibrio
Se consigue tan sólo con visualizar que tienes un cordón desde tu cuerpo que llega al corazón líquido de la Madre Tierra, desde el segundo chacra para las mujeres, y desde el primero para los hombres. A este cordón le puedes dar el color con el que más cómod@ te sientas, y puedes cambiar el cordón de color cada vez que lo desees. En realidad es sencillo, muy eficaz, y ocupa poco tiempo.
Este ejercicio, según aconseja Amorah Kuan Yin, se debe de hacer como mínimo una semana, aunque en mi experiencia ha sido preferible hacerlo durante un mes para coger la costumbre. Dice también que “en esencia estar conectado a la Tierra significa estra en el cuerpo, consciente de lo que te rodea, y presente y disponible para lo que ocurra. Con esta visualización se consigue acercar más al cuerpo la presencia espiritual y la consciencia”.
En el ‘Manual de Ejercicios Pleyadianos’ Kuan Yin marca la siguiente rutina para anclarse a la Madre Tierra:
1- Siéntate en una silla cómoda, con la espalda derecha, los pies en el suelo, sin cruzar pies ni manos y cierra los ojos.
2- Mediante la respiración atrae la mayor intensidad posible de tu presencia consciente hacia el centro de la cabeza. Deja marchar los pensamientos perdidos que inhiben este proceso hasta que te sientas centrado.
3- Realiza un par de respiraciones profundas. Fíjate hasta qué punto se expande tu cuerpo al respirar, ¿qué zonas no se expanden?
4- Expande conscientemente más partes de tu cuerpo con la respiración hasta que inhales profundamente sin tensión ni incomodidad. Hazlo de dos a cuatro veces hasta que te sientas vivo y presente en tu cuerpo.
5- Siente los pies en el suelo. Utiliza las respiración hasta que los pies parezcan vivos.
6- Sólo hombres: Fija tu consciencia en el primer chacra a la altura de la rabadilla. Visualiza un tubo o cordón espiral de luz de 10 a 15 centímetros de diámetro acoplado al primer chacra.
Sólo mujeres: Fija tu consciencia en el segundo chacra, a medio camino entre el ombligo y la base de la espina dorsal. Visualiza un tubo o cordón espiral de luz de 10 a 15 centímetros de diámetro acoplado al segundo chacra.
7- Tómate de medio a un minuto para respirar suavemente, sintiendo los cambios en el cuerpo y la consciencia. Si sientes dolor, malestar o emociones desagradables, quizá esa es la razón de que no estuvieras conectado a la Tierra. Si diriges la respiración hacia la zona molesta sentirás alivio inmediato.
8- Cuando te acostumbres al cordón de conexión visualiza un cambio de color en él. Que sea divertido. Mantén lo suficiente cada color para que puedas notar el efecto en ti mismo con cada cambio. Pasa del azul pálido al azul intenso, al azul marino, al azul verdoso, al azul cobalto. Añade un poco de verde al azul y visualiza el cordón de un turquesa intenso, luego aguamarina pálido. Haz este experimento con toda la gama cromática.
9- Cuando termines de recorrer los colores decide cuál quieres ahora. Elimina el cordón anterior tirando de él hacia abajo y dejándolo caer hacia tierra. Proporcionate un nuevo cordón del color elegido y envíalo al centro de la Madre Tierra.
10- Abre los ojos
arbol mistico
Sentir nuestra respiración, sentir nuestro Ser y su latido en conexión con nuestra Madre Tierra, nos provoca una sensación de plenitud y bienestar, al mismo tiempo que el agradecimiento nos invade.

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

2 pensamientos en “La importancia de anclarse a la tierra

  1. hermoso y muy efectivo gracias por la informacion bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s