Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

Los aztecas, un pueblo sabio en astronomía

Deja un comentario

De los mayas y su calendario se lleva hablando bastante tiempo, pero ¿Y los aztecas? Que los aztecas tenían abundantes conocimientos astronómicos es un hecho conocido. La astronomía ejercía tal influencia en su cultura que la mayor parte de sus tradiciones están basadas precisamente en el comportamiento de las estrellas, los planetas, las galaxias y el cosmos.
También podemos decir, sin temor a equivocarnos, que sus decisiones diarias se regían por los resultados que obtenían de sus observaciones del cielo.
Astronomía y arquitectura aztecas
Es imposible hablar de la astronomía en los aztecas sin mencionar su relación con la arquitectura. Este pueblo, como muchos otros de la antigüedad, construyó grandes edificaciones, especialmente pirámides, en honor al sol, la luna y los astros. pirámides aztecas como observatorios astronómicos
Muchos de estos espacios eran observatorios desde donde se rastreaba el movimiento celeste, tal como hacían otros pueblos mesoamericanos. Eran los nobles y sacerdotes quienes realizaban los rituales nocturnos que les permitían definir sus calendarios. Por lo general, los templos estaban situados en lugares altos para poder seguir la salida y puesta del sol.
Mediante palos cruzados y usando como guía el horizonte construían los planos para sus ciudades y edificios más importantes. Las líneas equinocciales les servían de orientación a la hora de hacer los centros de culto. El Templo Mayor, por ejemplo, fue alineado de tal forma que durante el equinoccio de primavera el sol sale entre dos de sus construcciones.
El uso de la astronomía por los aztecas
La observación de los ciclos celestes permitió que los aztecas descubrieran la duración del año solar, el mes lunar y las revoluciones de Venus (584 días). Por esa razón desarrollaron sus calendarios y establecieron sus propios días de ceremonias.

Imagen de los cuerpos celestes desde la Tierra

Imagen de los cuerpos celestes desde la Tierra


Otro gran avance astronómico fue la predicción de eclipses solares y lunares, así como del paso de cometas y estrellas fugaces. Naturalmente, el interés mayor de los aztecas por la astronomía se debía fundamentalmente al significado religioso que le otorgaban a la adivinación y a los rituales relacionados con los astros.
Sistemas de tiempo: calendarios aztecas
Si hay algo que nos permite conocer cuánto de astronomía sabían los aztecas es precisamente sus sistemas de tiempo que se expresaban en dos calendarios simultáneos, aunque con propósitos distintos: el calendario ritual y el calendario solar anual.
Ritual: llamado Tonalpohualli, que se traduce como ‘recuento de los días’, consiste en un ciclo de 260 días que se utilizaba para la adivinación. Es una suerte de almanaque sagrado con el que se aseguraban las ceremonias religiosas y la previsión del futuro.
Solar anual: llamado Xiuhpohualli, que se traduce como ‘recuento de los años’, consiste en un ciclo de 365 días y regula la ronda anual de festividades según cada estación. Tenía un papel fundamental en la agricultura.
Ambos sistemas son dos engranajes giratorios que se acoplan entre sí y el comienzo del más largo debe alinearse con el comienzo del más corto cada 52 años, lo que define la realización de actividades religiosas significativas. Los aztecas se valín de la Piedra del Sol que hacía las veces de calendario.
La Piedra del Sol
Como su nombre lo indica, la Piedra del Sol se trata de una gran piedra redonda que pesa más de 20 toneladas. Lo sorprendente es que este pueblo no contaba con martillos ni taladros para construir algo de unas dimensiones tan randes.
Piedra del Sol de los aztecas que les servía de calendario
Este calendario es 103 años más viejo que el gregoriano. Se construyó a lo largo de 52 años (de 1427 a 1479). En su centro se encuentra una imagen del dios Sol y le rodean una serie de símbolos ―seres vivos y elementos naturales con los que este pueblo estaba familiarizado― que representan las estaciones y los días del mes azteca.
El año azteca contaba con 18 meses, cada uno de ellos de 20 días. La suma de estos números daba 360 días; sin embargo, dado que los expertos habían determinado que el año contenía 365 días, se le sumaron 5 días llamados Nemontemi, que quiere decir ‘días de sacrificio’.
Todo esta información nos revela lo avanzados que eran los conocimientos astronómicos del pueblo azteca y qué nivel de sofisticación desarrollaron sus estudiosos, de modo que pudieran crear todo un sistema complejo y bastante acertado del tiempo, así como tener una comprensión de la importancia de la astronomía para la vida humana.
códices aztecas 1
códices aztecas
http://www.ojocientifico.com/3916/cuanto-sabian-de-astronomia-los-aztecas

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s