Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

Lammas: tiempo de cosecha y gratitud

Deja un comentario

Los pueblos Celtas se reunían en círculos para celebrar el viaje místico de la Diosa y del Dios a través de la Rueda del Año, esa rueda que gira y gira sin parar y que va marcando los cambios tanto por dentro como por fuera. Pero no solamente son los pueblos celtas los que siguen esta Rueda del Año, aunque quizá sea con los que más conectada me sienta. La mayoría de los pueblos de la antigüedad: asirios, cretenses, egipcios, griegos, mayas, incas, tribus indias de norteamérica, incluso en China y Japón por no hablar de Oceanía o de las tribus africanas rendían homenaje a los astros y a las distintas estaciones del año.
En la noche del 1 al 2 de agosto, la energía de Leo, signo de fuego, impera en el ambiente. Es una fiesta en honor al Dios Solar Lug.
En el blog http://www.reclaimingspain.org/Ruedaano.htm se explica cómo comienza el tiempo de menguante luz y primera cosecha. Es la Fiesta del cereal, del agradecimiento por la primera cosecha.

La mitología nos cuenta que “El Dios Sol ha dado su vitalidad y pierde fuerza, su sacrificio es la vida para nutrir al mundo. La Tierra empieza a dar los frutos. La Diosa en su plenitud de Madre Tierra y Nutricia lleva en su vientre abultado el fruto del Dios para volver a darle la vida de nuevo en Jule”.
La tradición celta recomienda hacer figuritas humanas de pan que nos servirán para proteger nuestro hogar.

Pero, a mi juicio, lo más importante en Lammas es la gratitud por todos los bienes y favores recibidos a lo largo del año, por todo el aprendizaje, por todas las relaciones y actividades que hayamos emprendido para nuestro bien y el de la Humanidad. ¡Este blog cumple su primer año! Ya, ya, merece una entrada…
En la tradición inca, el primer día de agosto es un día de celebración, cuando se alimenta a la Pachamama, nos cuenta Luz Arcoiris en su blog. http://luzarcoiris.wordpress.com/
El rito establece que ese día se debe entregar a la Madre Tierra todo lo que no quisiéramos que a nuestra familia le faltara durante el año y agradecerle por los favores recibidos durante el año pasado. Familias y vecinos se reúnen para abrir un pozo en la tierra, el cual será adornado con serpentina y papel picado. A continuación, se alimenta a la Tierra con maíz, quinoa, chalona, cordero, cabrito, distintas papas, habas, mazorcas, vino, cerveza, gaseosas, coca y otras comidas típicas. Luego se cierra el pozo con las manos y se le da de fumar.

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s