Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

Caminata de poder

Deja un comentario

Sobre la Caminata de Poder mucho se ha hablado, quizá por ser la prueba más dura antes de la Iniciación como Guerrer@ Celta. Nos dividimos en grupos de cinco o seis personas quienes, desde Pozo Negro y al ritmo de la maraca que marcaba la persona que dirigía el grupo, llegamos hasta el Barranco de la Torre donde todo estaba preparado para la ceremonia.

Nos consta que el recorrido que realizaron los hombres fue más largo que el de las mujeres, para compensar la diferencia de fortaleza física, aunque algunos varones no estaban acostumbrados a este tipo de pruebas.

Una Caminata de Poder consiste en recorrer el camino pisando sobre los pasos de tu compañero que estará a una distancia de un brazo. La mirada no se apartará del suelo, y a través de los demás sentidos percibirás los cambios de ambiente en la naturaleza, distintos olores, presencia animal, proximidad o lejanía del mar o de las montañas…

En un principio se te va la mirada para todos lados, pero pronto comprendes que para mantener la energía de grupo es mejor sentir la experiencia íntegra, sin ceder a pensamientos o movimientos reflejos que te hagan perder la concentración del paso, que en caso de perderlo lo vuelves a coger con el ritmo de la maraca.

La primera y la última persona del grupo son las encargadas de mantener la energía en equilibrio que, cuando se consigue, brilla como una gema encima del grupo y proporciona energía extra para que no se sienta el cansancio.

Esta es una práctica de la espiritualidad celta que se suele realizar en los cambios de estación para observar de cerca los ciclos de la naturaleza, esa gran maestra para quienes estén dispuestos a aprender de ella. La sabiduría celta cada vez más se está perfilando como un medio para captar lo que nos rodea y aprender de todas las experiencias. No es antiguo decir que es preciso vivir el ahora, ni de que somos responsables de lo que nos ocurre porque lo atraemos a nuestras vidas, pero todo eso ya lo sabían muy bien los celtas.

Tolerar y aceptar lo que te llega, paciencia, respiración en la esperanza, fortaleza y seguridad ante el caos exterior son algunas de las enseñanzas que se me trasmitieron en esta Caminata de Poder, en la que la mejor imagen de unidad es formar entre todos un ciempiés: muchos cuerpos que son uno y un solo paso avanzando.

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s