Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

El proceso de la vida

Deja un comentario


Reproduzco una noticia publicada el 27 de noviembre en el periódico ‘Diario de Avisos’ y firmada por la agencia de noticias Europa Press que explica lo que está ocurriendo en la isla de El Hierro.

“El Mar de Las Calmas ha retrocedido en el tiempo y vuelto a sus orígenes, a aquel mar prácticamente sin oxígeno en el que las cianobacterias se mantienen como los organismos capaces de desarrollar la habilidad de extraer electrones de la molécula de agua para producir oxígeno y cambiar así la historia de la tierra”, según ha puesto de manifiesto Iván Alonso, investigador adscrito al Banco Español de Algas (BEA), quién está siguiendo muy directamente la evolución del entorno de la isla de El Hierro desde los primeros indicios de movimientos sísmicos.

La situación que se está viviendo en El Hierro es, por tanto, la equivalente a la que se estima que pudo vivirse en los orígenes de la vida en nuestro planeta, por lo que la observación del proceso está siendo “un verdadero lujo” para estos profesionales.

Para los técnicos del BEA, las Islas Canarias y, en particular, la isla de El Hierro, son conocidas por estar situadas en una zona de aguas oceánicas que se caracterizan por presentar muy pocas partículas en suspensión y bajos niveles de nutrientes. “Sin embargo, esto no ha sido así siempre y la naturaleza se está encargado de recordárnoslo”, según reconoce Iván Alonso.

“La erupción submarina de la isla de El Hierro está causando importantes cambios en las propiedades físico-químicas de la columna de agua; hasta ahora, los técnicos han estado comentando los incrementos en temperatura y turbidez, los bajos niveles de pH, la aparición de zonas subóxicas, altas concentraciones de hierro y CO2, etcétera. Sin embargo aún queda un análisis mucho más interesante por realizar, el de las consecuencias que estos cambios físico-químicos están teniendo y tendrán sobre la base de la cadena trófica marina”, comentó.

Para el investigador del Banco Español de Algas, dicha base no es otra que la formada por microalgas y cianobacterias fotosintéticas, agrupadas bajo el término fitoplancton, que utilizan la energía solar para crear materia orgánica, base estructural de la vida.

Microalgas y cianobacterias

Iván Alonso ha participado en la campaña oceanográfica Bimbache1011 realizada a bordo del buque oceanográfico Ramón Margalef y organizada por el Instituto Español de Oceanografía (IEO), con el fin de tomar muestras de agua de la zona afectada por el volcán submarino del Mar de Las Calmas y procesarlas inmediatamente en busca de microalgas y cianobacterias resistentes a las condiciones ya mencionadas.

Llevadas a las instalaciones del Banco Español de Algas, y aplicando sobre ellas las técnicas de identificación más avanzadas se han identificado cianobacterias filamentosas y unicelulares, además de un gran número de flagelados, diatomeas y amebas.

“Estos primeros resultados y el tipo de células identificadas, recuerdan de forma directa los procesos evolutivos de aparición de la vida primitiva, hace 3,5 billones de años, representada por los primeros organismos fotosintéticos, las cianobacterias, creciendo a concentraciones de CO2 atmosférico 1000 veces superiores a las actuales. Es un análisis que sugiere que existe un “semillero” de especies de pequeñas microalgas y cianobacterias latente y listo para ser fertilizado” según pone de manifiesto el investigador.

“En condiciones normales estos organismos se encuentran limitados por la falta de nutrientes y elementos traza como el hierro; sin embargo, el proceso eruptivo de la isla de el Hierro ha liberado una cantidad ingente de ellos por lo que las aguas afectadas por la erupción tienen un gran potencial de fertilización en esta región de “escasos nutrientes y baja concentración de clorofila”.

Qué crecerá en las aguas de El Hierro

El único factor que limita el crecimiento masivo de organismos fotosintéticos es la baja penetración de la luz en la columna de agua debido a la alta turbidez, como lo demuestra el hecho de que las muestras obtenidas de la microcapa superficial del océano (“la piel”), que no está limitada por la luz, presentan una mayor abundancia y biodiversidad de cianobacterias.

La pregunta que ahora se hacen los investigadores del Banco Español de Algas es qué puede crecer en las aguas de El Hierro a corto plazo. Para responder a la misma el propio Iván Alonso ha diseñado e iniciado un experimento en las instalaciones del BEA, en el que se intentará recrear el proceso natural de dilución del material emitido por el volcán y su colonización por parte de organismos fotosintéticos a fin de tener todos los escenarios posibles presentes en la isla de El Hierro.

“Con este experimento podríamos ser capaces de ‘predecir’ que tipo de organismos serán capaces de crecer y cuando, siempre con las limitaciones intrínsecas de un experimento realizado en el laboratorio, pero la ventaja es que tanto en el laboratorio como en la propia isla, el proceso que en el pasado pudo tardar siglos en desarrollarse, nosotros lo podremos contemplar en semanas o meses. Todo un lujo para los investigadores”, terminó señalando Iván Alonso.

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s