Hermanas Tortuga de la Diosa Tanit

Somos un círculo dentro de un círculo sin principio ni final

El Mandala de Luz: un campo de aterrizaje

Deja un comentario


Este título de la última actividad en el Encuentro 11:11 celebrado en Pozo Negro no es casual. Crear con seres humanos el Mandala de Luz de la isla de Fuerteventura tuvo que superar una serie de obstáculos, los mismos que he tenido que superar yo misma para, de una vez por todas, escribir y concluir con el Encuentro 11:11, rindiéndome más que luchando contra una inercia que me llevaba a hacer de todo menos ponerme a redactar.

Hoy lunes, 28 de noviembre, me dije: Lo único que quiero es sentirme bien conmigo misma todo el tiempo, y parece que arrastro una carga que no es mía y que no puedo soltar. ¡¡Ya está bien!!
Y bueno, son las 19:39 horas y aquí estoy, intentándolo. El domingo, día 13 de noviembre, hicimos nuestros ejercicios de chi kung, desayunamos, y nos dispusimos a hacer el Mandala de Luz.
La geometría sagrada ordena las formas del universo y las coloca de forma armónica. El mandala es una expresión del universo y de su fuente creadora. Nosotros dimos vida a la geometría del Mandala de Luz que se configura como una estrella de ocho puntas. Ser pilar, fuente, antena, puerta, o simplemente tocar el cuenco tibetano o el tambor para sostener el círculo, o formar parte de él, nos proporcionó una experiencia de reconocimiento interno. Pero, ¿de quién? Pues de mi misma. Y, ¿quién soy yo? Ahora nos toca a cada uno de nosotros averiguarlo.

Participar en un mandala con códigos crísticos significa entregarse al amor incondicional y dejar que suceda el Plan Divino en la tierra. Es tan sencillo rendirse y sin embargo se presentaron tantas interferencias hasta que nos concentramos, prestamos atención a la respiración, y sentimos la ayuda que nos estaban mandando los seres de luz de arriba y de abajo. Entonces sucedió el milagro.

La luz lo inunda todo, las caretas caen, y aparece un reconocimiento antiguo y atemporal entre las almas allí presentes.

No terminas de creerlo hasta que no se produce una intensa comunión con tu divinidad y un fuerte sentimiento de amor y unión con todos los seres. Experiencia del Uno. Sentimiento de formar parte de una red que cubre toda la tierra con su luz. Quien más, quien menos, tuvo un atisbo de eternidad.

Con la creación de Mandalas de Luz anclados físicamente en tierra, lo que estamos haciendo es situar la vida de la comunidad dentro de un espacio sagrado, y en conexión con un centro energético que le conecta con el cosmos y la Fuente creadora, dice Flor de Lis. El propósito está cumplido.

El mandala actúa armonizando y equilibrando todo tipo de energías mentales, emocionales, telúricas y electromagnéticas naturales. Así, las energías activadas dentro del mandala fluyen directamente a la conciencia colectiva y a la individual.

El objetivo principal del Mandala de Luz es el despertar de las almas y la elevación de las conciencias para que se produzca una rápida transformación de los lugares y se activen los códigos del paraíso donde nos corresponde vivir.

Anuncios

Autor: Susana Pintos

Este viaje te ayuda a encontrarte con tu alma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s